Mucho se ha hablado en los últimos años de la estimulación temprana… a favor y en contra. Mientras algunos padres sostienen que es lo mejor que han podido hacer nunca por sus hijos, otros insisten en que cada niño tiene sus tiempos y que estimularlo de manera temprana no respeta sus necesidades. Entonces, ¿qué hacemos? En este artículo, descubriremos juntas toda la información científicamente contrastada sobre este tema. ¡Acompáñame!

¿Qué es la estimulación temprana?

Qué es la crianza natural o crianza con apego
La estimulación temprana ayuda al desarrollo integral del bebé.

Lo primero que debemos aclarar es que la estimulación temprana es la hermana famosa de la intervención temprana, es decir la terapia destinada a aquellos niños que evidencian un cierto retraso o la probabilidad de padecer un retraso en alguna de las áreas de su desarrollo.

Ahora bien, ¿y la estimulación temprana que es? En el libro Cerebral Palsy and Early Stimulation se la define como una «serie de terapias de intervención temprana para bebés con riesgo de retraso del desarrollo y evaluación periódica del desarrollo, en el desarrollo motor, funcionamiento cognitivo, lenguaje o funcionamiento adaptativo.» Es decir que ¡se trata exactamente de lo mismo!

Intervención temprana y estimulación temprana son sinónimos y como tales, se tratan de terapias para niños en riesgo de padecer algún trastorno del desarrollo. Ahora bien, ¿si mi hijo no tiene ningún retraso de desarrollo le hará mal que lo estimule de manera temprana? ¿Es conveniente que todos los niños reciban estas terapias? ¿Será mi hijo más inteligente si acude a clases de estimulación temprana? Veamos qué dicen los especialistas.

¿La estimulación temprana es buena para todos los niños?

Hemos visto anteriormente que la estimulación temprana es en realidad una terapia para niños que están en riesgo de tener problemáticas de desarrollo pero entonces, ¿es posible usarla de manera preventiva?

Claro que sí, estimular implica ayudar a la formación de conexiones cerebrales del bebé y todo pequeño puede beneficiarse de esta circunstancia ¡en su justa medida! De hecho, es importante no sólo a nivel cerebral sino también a nivel corporal.

La estimulación tiene un rol de vital importancia en el desarrollo del bebé. Pensemos juntos: ¿qué sucedería si no le hablases a tu hijo o no interactuases con él? Los niños aprenden por imitación y necesitan el contacto humano para copiar lo que hacemos. ¡Ellos aprenden observándonos! Como ves, al hablar de estimulación no me refiero específicamente a las clases que están tan de moda y a las que puedes inscribirte. Claro que no, estimular va más allá de una clase (que por supuesto es imprescindible cuando se ha diagnosticado un retraso).

En el caso de un niño con un desarrollo normal, la estimulación que reciben del contacto diario con papá y mamá es la base de su desarrollo. Es decir que el bebé aprende durante esos momentos de mimos, comunicación y juegos.

No te lo pierdas: «Momnesia: cuando la madre se olvida de todo… o casi todo»

¿Qué bebés necesitan estimulación temprana?

Todos los bebés necesitan estimulación, como hemos dejado claro en el punto anterior, aunque no necesariamente deben acudir a clases si reciben la atención necesaria en el hogar. Específicamente aquellos niños en riesgo de retraso madurativo deben acudir con un especialista de esta terapia.

¿Cuáles son los objetivos de esta terapia?

  • Estimular al niño para lograr su correcto desarrollo.
  • Prevenir problemas del desarrollo.
  • Prevenir problemas musculares.
  • Detectar posibles problemáticas de desarrollo

Descubre: «Primeras 72 horas de embarazo»

¿De qué se trata la estimulación temprana?

En un principio, se busca estimular la conexión entre padres e hijos. Para ello se suelen utilizar estímulos sensoriales y masajes. Luego, es posible que se inicie el trabajo de actividades motrices, comenzando por la gruesa y avanzando a la fina según lo necesite el bebé. También se trata el desarrollo del lenguaje, la concentración, la independencia y la autoestima infantil.

¿Puede existir un exceso de estimulación?

Colecho sí o no
Los momentos de descanso son muy importantes para los niños.

Por ahora, pareciera ser que la estimulación temprana es una obligación pero ¿realmente es buena? En un artículo publicado en La Nación en 2014, María Dolores Villa, psicóloga experta en estimulación prenatal y presidenta de la Federación Iberoamericana de Estimulación Prenatal y Temprana, sostuvo que «todo tiene sus dosis, incluso la estimulación temprana». (2)

¿A qué se refiere esto? Pues sencillamente a que, si bien la estimulación es maravillosa y ayuda a generar conexiones, el niño no debe ser sobreestimulado. La sobreestimulación no es buena. Todo pequeño necesita momentos de descanso y otros simplemente lúdicos, donde él solo pueda investigar sus alrededores, sin un adulto que guíe sus movimientos.

En conclusión, la estimulación temprana es importante para que el niño avance en su desarrollo pero siempre respetando sus intereses, necesidades y momentos de descanso. Si tienes dudas al respecto, ¡pregúntale a tu pediatra!

BIBLIOGRAFÍA

(1) Nanjundagowda, V. (2014). Chapter-15 Early Stimulation (pp. 183–204). https://doi.org/10.5005/jp/books/12327_16

(2) La Nación. (2014). ‘Estimular demasiado a un bebé más bien es malo’. https://www.nacion.com/ciencia/salud/estimular-demasiado-a-un-bebe-mas-bien-es-malo/FBN3EONHQBCF5AFDRMLC4LVCOA/story/


Tagged

2 thoughts on “Estimulación temprana: ¿buena o mala?

  1. Me ha encantado tu artículo, muy fácil de comprender. Gracias por poner en palabras algo que para mí era de otro planeta. Tengo una peque de 3 meses y me gusta leerle y jugar con ella pero mi madre dice que no debiera porque le hago más mal que bien. ¿Tú qué crees?

    1. Hola Alba, gracias por tu comentario. Como abordé en el texto, la estimulación temprana es buena para los niños siempre y cuando se respete su evolución natural. Cada niño tiene sus tiempos, algunos caminan antes, otros hablan antes, otros después. Lo más importante es que estimules a tu peque de manera respetuosa, siempre aprovechando los momentos en que está despierto para realizar actividades con él y prestando especial atención a sus señales de cansancio. Recuerda que es muy pequeño y que los períodos de concentración son muy cortos y le dejarán seguramente agotado. Particularmente, soy partidaria de leer a los niños desde pequeños, será porque me encanta leer (y escribir). Te recomendaría que busques estudios sobre estimulación temprana e invites a tu madre a leer al respecto. Cuando nosotras éramos pequeñas no había tantas investigaciones al respecto como hoy en día. Seguramente a tu madre le gustará informarse. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *